viernes, 29 de junio de 2007

Todo comenzó en un verano indio


La verdad es que no recuerdo si era verano o invierno. Lo cierto es que tengo una deuda eterna con Hugo Pratt, pues fue leyendo Corto Maltés cuando llegué a la conclusión de que los tebeos eran lo que más me gustaba del mundo.

Luego vinieron muchísimos más autores y personajes, algunos de los cuales disfruto y admiro casi con la misma intensidad. Pero, quizás por ser el detonante de mi "momento de revelación", Pratt siempre será el mejor y el más grande dentro de mi panteón personal.

Y encima era hasta guapo, el tío.

8 comentarios:

Pablo Zinc dijo...

Él era Corto.

Nunca murió en la guerra civil española y, cuando decidió renunciar a la eterna juventud (física), se puso a hacer cómics...

Mar dijo...

Hay gente que parece tenerlo todo... pero son generosos y lo comparten con los demás, haciéndonos partícipes de sus maravillas.

Besitos

P.d. También los hay que nos hacen partícipes de sus mezquindades,pero no hoy: hoy no!!
:-)

Saeta dijo...

Hoy he terminado de leer "INSONDABLE" gracias por este rato...

Bonitas ilustraciones incluido éste retrato.

Un abrazo

JoseM dijo...

Yo también me enganché con Hugo Pratt . De hecho, tengo la sensación que nada fue igual tras leer la aventura de "Corto Maltés en Siberia". Historia excepcional donde las haya.

Al acabar los álbumes de Pratt, descubrías algo más que no se podía aprender por más que dibujaras. Muchos años después, sonrío cuando ojeo las páginas de Corto y me inclino, como tú, Juan, ante uno de mis "Tejedores de Sueños" preferidos. Un abrazo.

PD: Me voy a leer de nuevo "Corto Maltés en Siberia", demonios!!

Juan Díaz Canales dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Ya veo que no soy el único adepto al veneciano de marras...

Hey JoseMAN!, Cómo te va la vida, tío?
Pues sí que es una buena idea releerse Croto en Siberia. Igual lo hago yo también!
Ah, me he dado una vuelta por tu blog, y tienes cosas chulísimas. A ver si te animas con esto de los tebeos, hombre..
Abrazos!

JoseM dijo...

Hola de nuevo, Juan!

Gracias por tus palabras. Cuando tenga mi proyecto más avanzado, te pediré consejo.

Estamos en contacto. Abrazos!!

AnnaRaven dijo...

Antes de Hugo Pratt hubo otros cómics y otras tardes de lectura y otras sonrisas al acabar el tebeo.
Pero entonces llegó la Casa Dorada de Samarcanda... y cuando la cerré me dije: yo de mayor quiero ser guionista.

Marcos Mateu dijo...

Me paso lo mismo leyendo Mathai Dor de Victor de la Fuente en las paginas de Trinca. Inolvidables momentos!
Un saludo.