miércoles, 14 de marzo de 2007

INSONDABLE- Capítulo primero


Las vacaciones habían terminado, pero absolutamente todo cuanto le rodeaba, estimulaba su optimismo; la actividad por las calles del pueblo, la belleza de los prados camino de la estación y el sol de estío. Sobre todo el sol. Este era el envidiable estado de ánimo con el que Bernar­do subía al tren. La próxima parada bien podía llamarse Ruti­na. Volvía a casa.
Recorrió un trecho del vagón y tomó asiento frente a un anciano por la simple razón de que su gesto socarrón le resul­tó agradable a la vista. Conforme avanzaba el tren, su buen humor se iba quedando atrás. El anciano se entretenía leyendo un libro, pero al rato dio muestras de evidente falta de interés. Lo dejó y se dirigió a Bernardo.
- Se acabaron las vacaciones, ¿verdad?
Bernardo, a esas alturas del viaje, tenía un humor de perros, y lo que menos le apetecía era que un pesado le diera la brasa. Nunca se había distinguido por su educación, así que decidió cortar por lo sano.
- Bueno, soy joven y creo que me quedan bastantes veranos por delante. Mientras haya salud y energías no me puedo que­jar. Otros tienen un panorama un poco más negro. ¿No cree?
El anciano, lejos de irritarse por la falta de tacto de Bernardo, sonrió de buen talante. Evidentemente le apetecía charlar aunque fuera con un tipo tan insolente.
-Verá joven; Usted confía en tener toda la vida por delante, pero la realidad es bien distinta a lo que uno pien­sa en la mayor parte de las ocasiones. Es probable que le queden más horas de diversión que a mí, pero también cabe la posibi­lidad de que por cualquier circunstancia desgraciada, usted muera antes que yo. Es como la ruleta rusa, uno nunca sabe en que posición del tambor está la bala. Así es la muer­te.
-¡Bah!, yo no temo a la muerte.-Dijo Bernardo con la esperanza de dar por concluida una conversación que ya le empezaba a agobiar.
-Permítame hacerle ver lo falsa que es su afirmación, pues aunque no lo quiera reconocer, teme a la muerte. Si dice eso es porque nunca se ha enfrentado a ella. A cualquier perso­na le asusta la muerte por una sencilla razón, porque no la conoce. No sabe qué es, o mejor dicho, qué hay después, si es que hay algo. Una desazón parecida es la que sentimos ante la locura. El miedo a lo desconocido es intrínseco al ser humano. En cierto modo es lógico. No es más que un eficaz sistema de autodefensa que le hace estar siempre alerta...
-Oiga, ¿pero qué me está contando? -Exclamó Bernardo que se sentía muy molesto. Lo que le inquietaba, ya no era que no le apeteciera charlar, sino el tema de la conversación.
-Pues eso, que el miedo, que el auténtico terror que puebla nuestras peores pesadillas, surge al enfrentarnos cara a cara con la oscuridad absoluta, con la nada, con lo que no conocemos y sólo podemos imaginar. Y teniendo en cuenta lo potente que puede llegar a ser nuestra imaginación...
-¡No dice más que sandeces! ¿Por qué no se calla y me deja en paz! -Exclamó Bernardo que ya había agotado sus escasas reservas de paciencia y modales.
El viejo hizo una pequeña pausa, pero enseguida retomó el hilo, como si no hubiera escuchado a su interlocutor.
Hay una historia que ilustra perfectamente esto que le acabo de contar. ¿Ha oído hablar de lo que le ocurrió a Thomas Lieber?. No, claro. Pues ponga atención porque lo que le voy a narrar es algo que sé de primera mano. Bernardo, viendo que nada podía hacer para callar al viejo, se dispuso a escuchar con resignación. No obstante, la resignación inicial se convertiría en una gran expectación a lo largo del relato, ya que éste resultó ser extraño, curioso, e inquietante.

Copyright de texto e imagen de Juan Díaz Canales

9 comentarios:

gabor dijo...

Que me gusta el dibu! que me gusta el texto!
Tendrá segunda parte el relato? Eso ya es sintoma de que quiero seguir leyendo! :)
Dele duro que tiene usted un talento innato!

montse dijo...

Ohhh! Ahhh! y q le pasó, eh? qué? qué? ACtualizaaaa!!!!

Aurora dijo...

Blacksad?blues?
me quedo me quedo, vamos! que también espero la continuación de insondable..
cojonudo

un saludo!

Juan Díaz Canales dijo...

Gracias Gabi , Mon y Aurora...
La verdad es que mi intención ed ir publicando el cuento por capítulos, así que se puede decir que me he olvidado de poner un buen CONTINUARÁ, como mandan los cánones..

alberto mielgo dijo...

CONTINUARÁ,
me gusta. Ya me quedo para lo siguiente.

Juan Díaz Canales dijo...

Gracias Alberto. Quédate cuanto quieras. Tú siempre eres wellcome..

Dela dijo...

Hallo ,love the drawing ,I will try to brush-up my Spanish ,speak little bit French and Italian so maybe one day.Cheers.

Cris L. Vargas dijo...

Me encanta :)

JDCanales dijo...

Gracias Cris!