jueves, 8 de febrero de 2007

Echar un chorro

También se pueden encontrar en los libros algunos momentos de felicidad, aunque sean a propósito de algo trivial. Como parece que últimamente andamos muy necesitados de optimismo, aquí dejo bello canto a la vida de Henry Miller que nos dice que la vida también puede ser sencilla.

"En el puente de St. Cloud hago una parada. No tengo ninguna prisa, tengo todo el día para malgastar. Pongo mi bicicleta en el soporte, bajo el árbol y me voy al urinario para echar un chorro. Todo es buenísimo, incluso el urinario. Mientras estoy allí, mirando las fachadas de las casas, una mujer joven y demudada se asoma a una ventana para observarme. ¿Cuántas veces he permanecido así en este sonriente y gracioso mundo, salpicándome el sol y piando los pájaros locamente y descubrí una mujer mirándome desde una ventana abierta, deshaciéndose su sonrisa en tiernas migajas que los pájaros recogen con el pico y depositan en la base del urinario, dónde gorgotea el agua melodiosamente y donde un hombre llega con la bragueta abierta y derrama el humeante contenido de su vejiga sobre las migajas disueltas?

Así, de pie con el corazón, la vejiga y la bragueta abiertas, me parece recordar todos los urinarios en los que he entrado, las sensaciones más agradable, los recuerdos más lujosos, como si mi cerebro fuera un gran diván lleno de almohadones y mi vida una larga siesta en una caliente y soñolienta tarde [...]

Y, aunque una mujer en cuclillas sobre un orinal de porcelana no sea precisamente una visión gozosa, ningún hombre con el menor sentimiento puede negar que el espectáculo de un hombre, de pie tras un pedazo de hojalata, mirando hacia el gentío con una sonrisa satisfecha, cómoda y vacía, con una expresión placentera, reminiscente y agradable, no sea una buena cosa. Aliviar una vejiga llena es uno de los grandes placeres humanos."

"Primavera negra" Henry Miller

7 comentarios:

Mar dijo...

Dicen que los pequeños placeres son la esencia y lo quenos hace soportar lo demás...

Feliz Optimismo!!!
... y que dure!

Besitos

Teresa dijo...

Hola guapo! Boniiiiiiiitos colores!

Ya sabes lo que decía la abuela de Pili cuando hacía lo propio: "este placer no lo da un hombre!"

Como yo no soy excluyente en cuestión de placeres, creo que me quedo con los dos.

Hasta luego!

gabor dijo...

jaja cierto, cierto! me viene a la mente ese gag de martes y trece, con Kung-fu como prota...(^U^)

alberto mielgo dijo...

Muy cierto.
Gracias por el fragmento. me ha encantado.
Nunca he tenido la ocasión de felicitarte por el exitazo de tu colección. Felicidades. Me emocione cuando el año pasado vi en Angouleme un póster de dos metros o mas, con una de vuestras portadas. Que se siente?

Juan Díaz Canales dijo...

Gracias a todos!
Alberto, pues es una sensación más o menos parecida a la de vaciar la vejiga...mucho gustito. Lo que pasa es que resulta más irreal, algo menos convincente.
Felicidades a tí por tu excepcional trabajo. ¡Me quito el sombrero!

Lisi dijo...

será placentero pero como odio ver a gente hacer eso

Lisi dijo...

será placentero pero como odio ver a gente hacer eso